La deuda pública, una manera de esclavizar a un país.

Blog de Finanzas y Economía

Analista financiero online Pedro J Garcia

 Escrito por Pedro J. García

29 abril, 2016
}

3 minutos de lectura

La deuda pública Sí es un problema

Me llama mucho la atención la evolución que ha tenido la deuda pública y sobre todo la explicación que del grandísimo incremento de la misma, y también de la privada, dan muchos gurús de la economía en diversos medios, tertulias, etc.; Como es lógico hay bastante debate, cifras mareantes, y gente que sostiene que no es un problema, mientras otros,  con los que yo me muestro de acuerdo, que indican que sí que lo es.

Y ¿por qué es un problema?; bueno, básicamente porque gran parte de ese incremento se produce para financiar gasto corriente del estado, y en España más. Es como si para que todos los meses pudieses hacer frente a los gastos en tu economía personal, fueses a alguien para que te prestara la parte que te hace falta, porque con tus ingresos no llegas.  O una empresa que gasta más de lo que ingresa, y también todos los meses pide prestado.

En el caso de particulares o empresas, se hace muy difícil pensar, que todos  los meses hubiese alguien dispuesto a poner dinero, y que cada vez debieras más… un círculo vicioso del que no puedes salir. La solución estaría en revisar qué es lo que haces para que nunca  tengas un superávit, que ahorres y compenses lo que anteriormente gastaste por encima de tus ingresos, sobre todo cuando eso de elevar los ingresos no le resulta tan fácil a los particulares. Eso podría definirse como las famosas reformas estructurales que tanto se demandan a países como el nuestro, sin ir más lejos.

Sin embargo cuando se trata de un estado, esto se complica mucho, y aunque se marcan objetivos de déficit, al final muchas veces se superan y siempre el presupuesto se incumple más por la parte del gasto.

Si hablamos de Japón, una economía que lleva 15 años con crecimiento 0, su deuda pública es un 220% del P.I.B.;  en períodos de guerra, muchos países (como este) han visto como su deuda pública aumentaba a cotas altísimas para financiar esos conflictos, pero después sin embargo conseguían bajarla a niveles “más normales”, por decirlo así.

Para entender esto hay que mirar con perspectiva, y ver que con los últimos años no hay apenas dientes de sierra en las gráficas de la deuda pública de los países, sino una pendiente ascendente pronunciada, digna de los mejores puertos de montaña del Tour de Francia. Si echamos la vista atrás, encontramos una fecha, en 1971 en la cual en lo que hoy es la Unión Europea, la media era de un 47% sobre P.I. B, y en Estados Unidos un 55% aproximadamente. Hoy es de un 100%, pero con países como Grecia con un 130%, Italia con un 120%, y creciendo.

A esto le podemos sumar la deuda privada, que en España en el período de la famosa burbuja 2000-2008, pasó del 70 al 130% en las familias del total de su renta disponible; por cada 100 euros disponibles, se debían 130. En las empresas del 400 al 800% de los excedentes, de sus beneficios. Cuando estalló la “crisis”, la deuda pública española estaba en un 36%, muy por debajo de la media de la UE, y claro, desde el gobierno se dijo que el estado tomaría el relevo, gastando y elevando la deuda pública por había margen, y eso reactivaría la economía. Pero después de varios planes casi gastando las letras del abecedario, el paro creció, el P.I.B. bajó, y la deuda al 100%.

Y el indicar la fecha de 1971 es porque en agosto de ese año se produce un hecho que cambió la estructura de la economía y que pudiera ser una de las causas de que este incremento, aunque normalmente no leo a nadie que lo relacione tan directamente. Y es que los Estados Unidos y su presidente Nixon, abandonaron el patrón oro que servía de base a la emisión de billetes, de dólares americanos. A partir de ahí, el oro pasó a ser una materia prima más, y el dinero fiduciario, es decir, tiene valor porque todo el mundo le da valor, pero no hay valor intrínseco como sí sucedía con el oro.

Desde entonces los bancos centrales han emitido moneda sin parar, han bajado tipos de interés, y han incentivado por tanto el endeudamiento como forma de sostener la economía.  ¿Es por eso quizá que resulta que la deuda no ha dejado de crecer y crecer?; pues seguramente no sólo es por eso, pero que tiene una gran influencia, creo que parece lógico deducirlo.

Y como el dólar es la moneda que está en el centro del sistema, eso crea también muchos problemas, para lo cual se crearon los Derechos Especiales de Giro (D.E.G.).

Mientras, quizá debamos pensar, que aunque los agentes privados en España han reducido bastante su deuda, no debemos caer en la tentación del endeudamiento porque sí, como ya hicimos antes, pues sólo nos cabe manejar nuestra deuda con nuestras decisiones; la deuda pública la “manejan” otros, aunque la pagamos nosotros.

Y por último, ver en manos de quién está esa deuda, porque como dijo el presidente de los Estados Unidos John Adams (1796-1800): “hay dos formas de conquistar y esclavizar a un país; una es con la espada, otra es con la deuda”. Cita con más de 100 años pero muy actualizada…

Suscríbete a mi Blog Financiero y Descarga gratis mi eBook

CÓMO HACER UN ANÁLISIS ECONÓMICO-FINANCIERO EN TU EMPRESA

Aprenderás a saber cual es la evolución de tu empresa y analizar su situación, todo para tomar mejores decisiones y anticiparte a la situación.

Pedro J. García es el responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de remitirte información de interés sobre temas relacionados con la gestión empresarial y las finanzas. Tienes derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación u oposición al tratamiento y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas, así como a obtener información sobre el tratamiento de tus datos. Más información en nuestra Política de Privacidad.

Suscríbete a mi Blog Financiero y Descarga gratis mi eBook

CÓMO HACER UN ANÁLISIS ECONÓMICO-FINANCIERO EN TU EMPRESA

Pedro J. García es el responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de remitirte información de interés sobre temas relacionados con la gestión empresarial y las finanzas. Tienes derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación u oposición al tratamiento y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas, así como a obtener información sobre el tratamiento de tus datos. Más información en nuestra Política de Privacidad.

También te puede interesar…

Pin It on Pinterest

Share This